LA CULPA NO FUE DE RUBI.-Por Javier Aguilar Duarte

DUARTES

Muchos son y serán los análisis, críticas y comentarios que se viertan en torno a los ya famosos e históricos XV años que estos días trascendieron nuestras fronteras y nos demostraron que hoy el mundo ya se nos hizo chiquito.

   La viralizacion del video invitando a los XV que de manera quizás inocente fue subida a redes sociales convirtió a la Joya, un poblado remoto de San Luis Potosí, en el ombligo del mundo por unas cuantas horas y acaparo la atención de propios y extraños.

     Quien menos culpa tiene de este fenómeno social es sin lugar a dudas la de los quince, como ella misma y sus papas han dicho: “no nos imaginábamos que esto fuera a suceder”.

     Para quienes no viven en una comunidad tan pequeña como este pueblo, o no han tenido el privilegio de conocer los usos y costumbres de estas comunidades mexicanas, a lo mejor les pareció una exageración escuchar en un video lo que por allí se acostumbra: “están todos invitados”.

     Y efectivamente, así sucede todavía en cientos de pueblos y rancherías, las bodas y XV años son en verdad fiestas de pueblo a las que puede llegar todo mundo, a mí me tocó vivir este tipo de experiencia cuando estudiaba la universidad, y mejor dicho, no me tocó vivirlas, la verdad es que las buscábamos, entre los compañeros de la escuela que de alguna manera o de otra se habían relacionado con los habitantes de Cuernavaca y los pueblos aledaños se corría siempre la voz cuando a alguno de ellos lo habían “ invitado” a alguna fiesta de pueblo y llegábamos media escuela al jolgorio.

     Reconozco que nos hicimos famosos por aparecernos en las fiestas de los pueblos alrededor del estado de Morelos.

     Ya sabíamos que iba a haber mínimo su mole con su arroz y sus tortillas a mano, por supuesto que nos invitaban cerveza y bailongo, ¿ que si alguien nos preguntaba quién nos había invitado?, ¡ por supuesto que no !, así son las fiestas de pueblo, todos sin excepción están invitados y son bienvenidos.

     Ahora bien, lo que si es o debe de ser rescatable de estos XV, en los que incluso se murió uno de los participantes en la “ chiva”, algo que también sucede de manera común en los pueblos, es la fuerza que han adquirido hoy las redes sociales.

     Muchos sociólogos, politólogos y analíticos sesudos se quiebran la cabeza dando múltiples explicaciones a este fenómeno social.

     Creo que lo importante es que los mexicanos sepamos darle ya el justo peso que tienen las redes sociales y las plataformas colectivas como www.change.org para poder transformar o cambiar decisiones de nuestros gobernantes.

     Hoy ya no tenemos los mexicanos el pretexto de la pereza para sumarnos y participar, hoy nos debe de quedar claro que basta con apretar un botón como lo hemos hecho en muchas situaciones que se han viralizado e incluso han beneficiado a algunos casos excepcionales, para que de igual manera compartamos aquello que nos enoja o con lo que no estamos de acuerdo.

     Que los XV de Rubí nos enseñen que el poder ciudadano esta hoy en tu celular y que así como el compartir y darle like a este video invitación llevo a casi 30 mil personas a una “fiesta de pueblo”, de igual manera puede cambiar el rumbo en la toma de decisiones de quienes hoy nos traen en verdad amolados desde los distintos niveles de gobierno. Ojala lo entendamos de esa manera.

     Y para muestra un botón: DIGAMOS NO AL GASOLINAZO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s