DESAPARECERAN JUNTAS DE CONCILIACION Y ARBITRAJE EN NUESTRO PAIS.-POR JAVIER AGUILAR DUARTE

DUARTES     El dia de hoy, mediante boletín de prensa emitido por el senado de la republica se informa de que dicho órgano cameral ha aprobado la desaparición de las juntas de conciliación y arbitraje como los órganos de impartición de justicia laboral, mismos que serán sustituidos por un tribunal laboral dependiente del poder judicial de la federación y de los tribunales de justicia de los estados, me permito transcribirles integro el boletín referido.

 

  • Conflictos entre trabajadores y patrones estarán a cargo de tribunales del Poder Judicial de la Federación; se crea un organismo federal descentralizado de conciliación
  • La reforma al artículo 123, apartado A, fracción XVIII, se modifica, a efecto de que la redacción sea la originalmente establecida por el Presidente de la República en su iniciativa.

El Pleno del Senado de la República aprobó con 98 votos el proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan los artículos 107 y 123 de la Constitución Política, sobre justicia cotidiana en materia laboral.

La iniciativa transfiere la impartición de justicia laboral, es decir, que la resolución de las diferencias o los conflictos entre trabajadores y patrones estarán a cargo de los tribunales laborales del Poder Judicial de la Federación o de las entidades federativas en el ámbito local y federal, en sustitución de las Juntas de Conciliación y Arbitraje.

Además, crea un organismo federal descentralizado de conciliación, con autonomía de gestión y presupuestal, con facultades en el orden nacional para el registro de todos los contratos colectivos de trabajo y las organizaciones sindicales, así como todos los procesos administrativos relacionados.

El organismo encargado de los procesos en materia laboral contará con personalidad jurídica y patrimonio propios, plena autonomía técnica, operativa, presupuestaria, de decisión y de gestión. Para la designación del titular de este organismo descentralizado, el Ejecutivo Federal someterá una terna a consideración de la Cámara de Senadores.

El Senado, previa comparecencia de las personas propuestas, realizará la designación correspondiente.

El dictamen aprobado establece que a nivel local, los organismos constituidos contarán con funciones conciliatorias, y será requisito que pase por estas instancias cualquier acción con el órgano jurisdiccional.

Se garantizará el voto personal, libre y secreto de los trabajadores para la elección de sus dirigentes, la resolución de conflictos entre sindicatos y la solicitud de la celebración de un contrato colectivo de trabajo.

El senador del Grupo Parlamentario del PRI, Tereso Medina Ramírez, a nombre de las comisiones dictaminadoras, presentó modificaciones al dictamen, entre las que destaca una al artículo 123, apartado A, fracción XVIII, la cual devuelve la redacción a lo planteado originalmente en la iniciativa enviada por el Presidente de la República, cambios que fueron avalados por los legisladores.

Con la modificación propuesta por un lado se planteó el punto de vista del empleador para contar con una norma constitucional que evite emplazamientos frívolos de falsas organizaciones sindicales, y por otro se ventiló el punto de vista del sector obrero para impedir la práctica de los contratos de protección que vulneran los derechos de los trabajadores.

Ante las discrepancias por la propuesta de modificación de dicho apartado, en torno a la hipótesis del emplazamiento a huelga para la suscripción de un contrato colectivo, el diálogo permitió arribar a un acuerdo para regresar el texto original de la fracción XVIII.

Por otro lado, para atender las preocupaciones de los sectores obrero y empresarial, respecto a las acciones inherentes a la solicitud de la celebración de un contrato colectivo, se propone adicionar que “cuando se trate de obtener la celebración de un contrato colectivo de trabajo, se deberá acreditar que se cuenta con la acreditación de los trabajadores”.

Con esta significativa reforma, considerando las modificaciones propuestas a través del presente acuerdo, nuestro país da entrada a una nueva etapa para la práctica de las relaciones laborales entre sindicatos, empresarios y trabajadores, puntualizó.

Al presentar el dictamen, el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Enrique Burgos García manifestó que esta reforma plantea los elementos básicos de la transformación del derecho de acceso a la justicia del trabajo, ya que se afirma la distinción entre la función conciliatoria en los conflictos laborales y la función de impartición de justicia ante el surgimiento de posibles conflictos.

A través de este dictamen, se impulsa una nueva etapa en el derecho de acceso a la justicia en materia laboral, atendiendo a los trabajadores y la seguridad jurídica del gobierno, capital y trabajo; con ello, nuestro país se distingue por la protección de los derechos de los trabajadores y la generación de condiciones para que en las relaciones obrero-patronales imperen criterios de justicia, señaló.

En tanto, el presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, Segunda, Miguel Barbosa Huerta expresó que se ha alcanzado un acuerdo completo sobre esta propuesta, “no fue fácil alcanzar los consensos, se tuvieron que estar defendiendo los derechos laborales”.

Indicó que se intentó alterar el derecho de huelga y afortunadamente se dejó intacto. “Estamos satisfechos del avance que se obtuvo, celebramos que así haya ocurrido, lo importante no es lo que se diga, sino lo que está contenido en el dictamen”.

El presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, Miguel Ángel Chico Herrera, indicó que esta reforma es muestra del compromiso y respeto a la lucha del sindicalismo mexicano por los derechos de los trabajadores.

Escuchar las voces emanadas de la empresa y el sindicato es parte fundamental del ejercicio democrático, porque ello permite obtener mejores resultados al momento de trabajar a favor de México, “los derechos de los trabajadores han sido velados por grandes líderes que han comprendido la dignidad de los obreros”.

Al fijar la posición de su partido, el senador del Grupo Parlamentario del PVEM, Jorge Aréchiga Ávila, dijo que se refrenda el compromiso de protección de los trabajadores, ya que incorpora mecanismos que agilizarán los procedimientos judiciales.

Detalló que las actuales juntas locales y federal de Conciliación y Arbitraje se transforman en un tribunal laboral o juzgados laborales, emitirán sentencias en lugar de laudos y éstos deberán ser con legalidad, imparcialidad, legalidad, transparencia, autonomía e independencia.

Del Grupo Parlamentario del PRD, el senador Luis Sánchez Jiménez señaló que las modificaciones al sistema laboral, van de acuerdo a las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para transitar a un sistema judicial de resolución de conflictos laborales.

Se introducen las modalidades de voto directo y secreto, para procesar las principales determinaciones de los sindicatos, además de la creación de un organismo público federal, encargado de los registros de sindicatos y contratos colectivos de trabajo, precisó.

A nombre del Grupo Parlamentario del PRI, el senador Isaías González Cuevas expresó que los trabajadores de México “han sabido apretarse el cinturón en épocas en las que el país requiere austeridad y ahorro, han entendido que la demanda excesiva o la presión sin rumbo no conduce a nada bueno y han sabido contribuir a los programas necesarios de la economía”.

Dijo que la productividad debe convertirse en un estilo de vida, y por eso, insistió, “estamos de acuerdo que las relaciones entre empresa y sindicatos se realicen en el marco de certidumbre jurídica, y que los contratos colectivos y las propias organizaciones sindicales respondan realmente a los intereses de los empleados”.

Héctor David Flores Ávalos, senador del Grupo Parlamentario del PAN, afirmó que las modificaciones pretenden hacer de México un país más competitivo, fortalecer la generación de empleos y derechos sociales que se plasmaron en 1917, “robusteciendo el papel del trabajador como eje rector de esos derechos”.

“Hoy se plantea una nueva perspectiva que prevé una mejora para todos los trabajadores de nuestro país. La reforma constitucional, agregó, es el inicio de una serie de cambios institucionales que buscan erradicar las malas prácticas que hoy existen y mejorar el acceso a la justicia en materia laboral”.

La senadora del PAN, María del Pilar Ortega, calificó la reforma como histórica para el país, toda vez que el modelo de justicia laboral de 1917 respondió en su momento a un anhelo de justicia social, pero los cambios, dijo, van a contribuir a consolidar una mejor justicia laboral, a generar equilibrios y a incentivar el crecimiento económico.

El senador del Grupo Parlamentario del PRD, Luis Humberto Fernández Fuentes, destacó el hecho de que la reforma se basará sólo en lo relativo a la justicia laboral sin tocar los derechos de los trabajadores; y enumeró tres ventajas: pasar de un régimen de relaciones laborales a uno basado en juicios que depende del Poder Judicial; pasar de un régimen de lo contencioso a lo conciliatorio; y que se dé la certidumbre a los trabajadores en su orden democrático.

El senador Benjamín Robles Montoya, del PRD, destacó que con la aprobación de esta reforma el Senado de la República da respuesta al llamado que hizo la Organización Internacional del Trabajo a México (OIT) a México, en su reunión de septiembre, para dar mayores garantías a sus trabajadores.

Raúl Morón Orozco, también senador por el PRD, apuntó que para atender la magnitud de la reforma, será necesario hacer una planeación precisa y destinar los recursos suficientes para hacer un cambio de estructura y de profesionalización judicial, a fin de garantizar la calidad y transparencia de las sentencia y, con ello, las garantías de los trabajadores.

El senador Fidel Demédicis Hidalgo, del PRD, manifestó que se trata de una reforma trascendental para la vida los trabajadores y de los sindicatos del país, pues establece el voto universal y secreto para elegir a los líderes sindicales.

Su compañero de bancada, el senador Armando Ríos Piter consideró que este cambio constitucional es un “parteaguas” en materia de justicia laboral, y tendrá repercusiones en el combate a la corrupción. Las áreas de conciliación y arbitraje, dijo, se han distinguido durante años por ser espacios donde el mejor postor determina quién es el que tiene la razón en un conflicto entre trabajadores y empresarios.

El senador del PRI, Jesús Priego Calva, destacó la importancia de la desaparición de las juntas y declaró que la ley no tendrá gran avance si los trabajadores no exigen sus derechos; un sindicato justo y correcto, porque muchos sólo tienen contratos de protección y son los que se llevan dinero, explotan a los trabajadores y a las empresas y ocasionan el cierren los sindicatos.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s