LA EUFORIA DE LAS CANDIDATURAS CIUDADANAS.-POR LIC. JAVIER AGUILAR DUARTE

JAVIER AGUILAR DUARTE     Los resultados del proceso electoral vivido el pasado siete de junio vinieron a trastocar la apacible y anodina vida de los partidos politicos en nuestro país.

     Y no es para menos que las estructuras arcaicas de los partidos, que son verdaderos negocios de familia y si no me cree revise usted cuántos hijos y parientes de los dueños de las estructuras partidarias estarán despachando en el congreso de la unión, hoy estén poniendo sus barbas a remojar.

     La reforma política abre hoy la puerta a la posibilidad real y autentica de que los ciudadanos podamos elegir libremente a quien queramos que nos gobierne, esto significa entonces que si el o los candidatos que designaron los partidos politicos no son de nuestro agrado simple y sencillamente no votemos por ellos y apoyemos a quien represente mejor nuestras esperanzas.

     Aunque pareciera ser tarea fácil ganar una gubernatura como lo hizo el bronco en Nuevo León, definitivamente no lo es.

     El fenómeno social que se vivió con el bronco habla de muchos factores: un hombre que sabe de política y que ha sufrido en carne propia las consecuencias de una patria convulsa, habla también de un hartazgo social, pero sobre todo, habla de que cuando los ciudadanos se deciden y se organizan , pueden conseguir que las cosas cambien.

     Es muy simple y los números no se equivocan, si en el pasado proceso electoral salió a votar no más del treinta por ciento del electorado y el que gano lo hizo con el veinticinco por ciento de ese porcentaje, entonces hay miles y miles de ciudadanos que no salen a votar porque les vale madre o porque dicen para que si ya sabemos quién va a ganar, bueno ya quedo demostrado que esta teoría ha perdido su valor.

     Hay quienes se van con el canto de las sirenas y creen que es enchílame esta otra el hecho de ser candidato ciudadano y además ganarle al monstruo de mil cabezas, allí tienen por ejemplo al astronauta mexicano Neri Vela que ni tardo ni perezoso dijo yo quiero ser candidato a presidente de la republica.

     Creo que para poder hacer ganar a un candidato ciudadano se requiere de la suma de muchas voluntades, no basta levantar la mano y decir yo quiero ser candidato como si estuvieras formado en la cola de las tortillas.

     A un candidato ciudadano desde mi personal perspectiva lo construye la gente, la sociedad que sabe quién es , que hace o que ha hecho en favor de los demás, porque un candidato ciudadano necesita de un ejército de voluntades porque para empezar en el caso de Quintana roo tienes que juntar varios miles de firmas de personas que desean apoyarte para que el instituto electoral avale tu participación en la contienda y esa ya de entrada es una labor titánica que difícilmente podrá realizar quien desde sus sueños guajiros dice yo yo a mi a mi, sin tener un verdadero trabajo social o un aval ciudadano.

     Ya veremos cuantos en nuestro estado levantan la mano y dicen yo quiero ser candidato o candidata y cuántos de ellos tienen en verdad el respaldo de la sociedad para poder dar una verdadera pelea y no convertirse solamente en comparsa

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s