En primera fila ¡Cumplida venganza del PRI! Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*

CABAÑASEn una reunión realizada en medio de empujones y agresiones verbales de diputados de la oposición y el PRI, la Comisión Especial para Seguimiento del Ejercicio de los Recursos Federales en la Línea 12 del Metro del Distrito Federal determinó que existen elementos para que la PGR y la Auditoría Superior de la Federación investiguen y finquen responsabilidades.

         El informe de esa Comisión, que encabeza el priísta Marco Antonio Calzada Arroyo, señala como principales responsables de malos manejos de recursos y afectaciones del transporte por falta de mantenimiento, al ex jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard Casaubón, y su ex secretario de Finanzas y actual senador, Mario Delgado Carrillo, ambos de militancia perredista.

         Para ese efecto, el priísta Calzada Arroyo dio la palabra a los diputados Ricardo Mejía Berdeja y Carlos Reyes Gámiz, de Movimiento Ciudadano y PRD, respectivamente, quienes rechazaron tajantemente que se diera a conocer el informe, aunque el momento álgido ocurrió cuando Ebrard y Delgado quisieron tomar la palabra sin haber sido convocados.

No obstante, Calzada Arroyo precisó que el informe, aprobado por mayoría, se entregó ya a la mesa directiva de la Cámara de Diputados, a efecto de que la Junta de Coordinación Política programe su presentación ante el pleno.

Ahora bien, es cierto que al erario de la ciudad de México le ha costado más de dos mil millones de pesos detener esa Línea del Metro, pero también parece sospechoso que la Comisión Especial haya llegado a una conclusión sin haber comparecido precisamente el director general del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STCM), Joel Ortega Cuevas.

El sentido común indica que el resultado de las investigaciones debió pasar tanto por Marcelo Ebrard como por Delgado Carrillo y, por si fuera poco, el propio jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien recibió de conformidad esa Línea y, en su momento, no opuso ninguna objeción.

Sin embargo, sin necesidad de ser adivinos podríamos atribuir a una sola razón la prisa de los priístas por concluir su “investigación” y turnarla a la Cámara de Diputados que, con mayoría Verde-priísta, muy probablemente buscarán la forma proceder, “negociar” o, por lo menos, desacreditar a sus enemigos perredistas con miras a las próximas elecciones de junio.

Recordemos que, tras el golpe periodístico más importante del año y del éxito que representó para la periodista Carmen Aristegui la noticia de la existencia de la “Casa Blanca” de Las Lomas, perteneciente a la esposa del presidente Peña Nieto, habría una historia interesante sobre la forma en que se armó esa investigación que dio la vuelta al mundo y cimbró la imagen y credibilidad de la casa presidencial, y las motivaciones de esas revelaciones.

En efecto, lo que se presentó sólo como un hallazgo periodístico cuyo descubrimiento partió de la revista “Hola”, donde Angélica Rivera presumía la casa donde la familia Peña-Rivera planeaba vivir al término del sexenio, fue en realidad un expediente que se comenzó a confeccionar años atrás, por lo menos desde 2010, con un equipo especializado de inteligencia y espionaje político bajo las órdenes de Ebrard, entonces jefe de Gobierno del DF.

En esos momentos, Marcelo se veía como candidato fuerte de la izquierda para la Presidencia de la República, y se perfilaba para contender con quien, desde ese año, era su rival más fuerte: Peña Nieto, entonces gobernador del Estado de México.

En este sentido, desde el C-4, Centro de Inteligencia y Seguridad de la Ciudad de México, creó y operó un grupo especial formado por ex agentes de CISEN, PGR y Marina -expertos en inteligencia y espionaje político-, a los que encargó expedientes de políticos del momento, sobre todo los que podrían contender por la Presidencia, y Peña fue uno de sus principales objetivos, incluidos sus familiares y amigos más cercanos.

Así, relata el columnista Salvador García Soto, con fuentes de información de primera mano, como registros públicos de la Propiedad y Comercio, licencias de construcción o juzgados de la ciudad, el grupo integró expedientes con documentos e información oficial que entregó a Ebrard para sus fines y proyectos personales y políticos.

No obstante, cuando sus aspiraciones se vieron truncadas por el apoyo de la izquierda a Andrés López Obrador, estaba casi listo el expediente de la “Casa Blanca”, junto con otros, pero Ebrard decidió hacerse a un lado y dejar el paso libre al tabasqueño, a quien las encuestas daban ligera ventaja.

Comenzó la sucesión presidencial, y en junio de 2012, en pleno clímax de las campañas, estuvo a punto de hacerse pública la información, pero analizó las encuestas y supo que un golpe así haría caer a Peña Nieto y enfilar a López Obrador, lo que no le convenía, por lo que decidió guardar el expediente para cuando le fuera útil en el sexenio “peña-nietista”.

Para la segunda mitad de 2013, aparecía serio candidato a la dirigencia nacional del PRD, pero no contaba con que su sustituto y antiguo pupilo, Miguel Ángel Mancera, le asestaría un golpe que lo sacaría de la contienda: La suspensión del servicio en la Línea 12 del Metro y denuncias de corrupción en la obra cumbre de ese sexenio, con lo que su antiguo jefe se acercaba a Peña Nieto en una especie de pacto con Los Pinos.

El resto es de todos conocido: Comenzó la investigación de Aristegui y su equipo, vino el ejemplar de la revista “Hola” y el trabajo periodístico que redondeó e hilvanó la historia que originó uno de los escándalos mediáticos más grandes del México reciente.

Lo lógico hubiera sido que la investigación contra Ebrard fuera más justa e imparcial, pero, habida cuenta de que no es político el que no se venga, el PRI no iba a dejar pasar la menor oportunidad de vengarse de quien le había causado el mayor daño a “su” presidente, aunque, así las cosas, nos preguntamos, ¿cuántas cosas más habrá en el “clóset” y que sólo surgen cuando así conviene a los interesados?

¿Cree Usted que existió alguna mentira en las revelaciones de la “Casa Blanca”? ¿Cree Usted que Ebrard es inocente de las imputaciones respecto a la Línea 12 del Metro? Salvo su mejor opinión, creemos que ¡es tan malo el “pinto” como el “colorado”! Esto es, el tricolor y el amarillo.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco avecindado en Chetumal, Quintana Roo, con más de 37 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, también ha fungido como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado tres libros.

luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                      http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                               

luancaba.qroo@gmail.com

@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s