En primera fila ¡”Rebelión” de enfermeras! Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*

CABAÑASMientras que la ahora diputada local priísta Susana Hurtado Vallejo anunciaba desde 2012 que su partido impulsaba en la Cámara de Diputados una reforma para profesionalizar y reivindicar el trabajo de enfermeras de todo el país, a nivel nacional se anuncia tres años después una magna manifestación que, con ocasión de celebrarse el Día de la Enfermera, tendría por objeto protestar contra una iniciativa de Profesionalización de la Enfermería.

Con el antecedente de una marcha previa el 9 de enero en la ciudad de Cancún, en el caso de Quintana Roo, alrededor de un centenar de enfermeras y trabajadores sociales del sector Salud -ISSSTE, IMSS y Secretaría Estatal de Salud- explicaron que dicho proyecto provocaría que la Enfermería dejara de ser reconocida como profesión para convertirse en simple actividad, independientemente de contar con Licenciatura, Maestría, Doctorado u otra especialización similar.

 A falta de una adecuada difusión del caso, hasta la víspera se ignoraba si se realizaría dicha marcha y las demandas reales de las inconformes, ya que en un principio se manejó el tema de una supuesta reforma que provocaría su pérdida de derechos, su desaparición del tabulador de salarios mínimos y la supresión de dobles plazas.

Por otro lado, también se manejaba la versión en el sentido de que la movilización de la Asamblea Intergremial de Enfermeras/os, Trabajadoras/es Sociales y Terapistas Rehabilitadores Físicos habría triunfado y revertido lineamientos de la Convocatoria de profesionalización 2014 que habría impuesto el 3 de septiembre la Secretaría de Salud a través de su titular, Mercedes Juan López, aunque escudándose en la Secretaría de Hacienda.

En este sentido, exigían a la Federación un trato laboral auténticamente profesional; al pueblo de México, un llamado para no dejarse sorprender, y a los medios de comunicación, cobertura, objetividad y claridad, en tanto que a sus pacientes pedían comprensión, dado que su lucha no distraería su compromiso profesional con ellos.

Conforme a la prensa nacional, el 8 de enero de 2014, Peña Nieto anunció un programa de profesionalización para que todas las instituciones del sector contaran con programas y mecanismos que aseguraran que quienes se dedican a esa actividad pudieran concluir su posgrado y acceso a mejores plazas, así como un incremento del 20 a 25% en las becas de pasantes.

Sin embargo, la convocatoria de Mercedes Juan fracturaba la médula de ese mecanismo federal de profesionalización y cancelaba el compromiso presidencial de reconocer académica y monetariamente a los licenciados en enfermería, trabajadores sociales y terapistas.

Con el antecedente de los pronunciamientos de trabajadores adscritos a los institutos nacionales de salud y hospitales de alta especialidad, en sólo 26 días los profesionales movilizados forzaron a que las Secretarías de Salud-Hacienda respetaran el programa de profesionalización original del 2006.

La serie de protestas culminaron prácticamente desde el 2 de diciembre, cuando se anunció una nueva convocatoria para la apertura de todos los códigos para aspirar al puesto de enfermera general titulada “C”, con un sueldo de 11 mil 659 pesos mensuales.

 Asimismo, las posibilidades de promoción al código de enfermera especialista “C” (12 mil 893 pesos), de supervisora profesional en trabajo social en área médica “C” (11 mil 452 pesos) e inclusión del puesto de terapia profesional en rehabilitación (11 mil 659 pesos), manteniendo, en todos los casos, la limitante de contar con base y disponer al menos de dos años de antigüedad.

Empero, quedan muchos pendientes, ya que únicamente se repusieron los lineamientos de una profesionalización acotada, selectiva y opaca, en la que hasta el 17 de enero del 2014 el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud confirmó que sólo 3 mil 591 profesionales con título y cédula de licenciatura se habían registrado en la convocatoria de la dependencia, y beneficiados sólo mil 904 licenciados

De éstos, mil 532 se autorizaron a trabajadores de los servicios estatales de Salud en todas las entidades, pero el personal regularizado no pudo registrarse a la convocatoria pese a ser sindicalizado, en tanto que los servicios de la Secretaría en el DF se contenta con compensaciones económicas que omiten un cambio de código (estímulo profesionalización enfermería, concepto 2183) y en el mercado privado se les clasifica como técnicos para pagarles salarios castigados pese a disponer de licenciaturas

Como siempre, la Secretaría esquiva su responsabilidad directa y se ampara en Hacienda y sus restricciones presupuestarias, por lo que todo quedará igual con la nueva convocatoria. Con el formato retocado sólo se reconocerá a 48 licenciados por Estado, mientras que la gran mayoría de los licenciados sólo acariciarán la esperanza de ser reconocida su trayectoria académica.

Con marchas en el DF y varios Estados, la asamblea intergremial, reunida con autoridades de la Secretaría, desconoció el 3 de diciembre la nueva convocatoria retocada, así como a las dirigencias sindicales, en tanto pactó con la dependencia instalar una mesa resolutiva para atender el problema a partir del 10 de diciembre.

Así las cosas, de nada han servido avances científicos, tecnológicos y sus perspectivas de cambio, así como los objetivos, políticas y estrategias del Plan Nacional de Desarrollo, que demandan a los profesionales de la enfermería alto nivel de calidad y eficiencia en las 593 escuelas de enfermería de todo el país, 103 de ellas con la carrera a nivel licenciatura, siete a nivel técnico superior universitario, y sólo 490 a nivel técnico, con lo que aún faltan profesionales del ramo de alto nivel.

Ante este panorama, el marco de la lucha de las enfermeras es porque, aseguran, la Enfermería dejará se ser profesión pese a tener licenciatura, grado especial, maestría, cursos, talleres jamás y nunca pasarán de ser enfermera general “A”. Como consecuencia, y al no ser profesión, todas las enfermeras general “C” pasarán a general “A” con la respectiva disminución de sueldo.

Además, el gobierno dejará de pagar su fondo de ahorro de retiro por no jubilarse ni se jubilarán de una profesión, mientras que a los ya jubilados comenzarían a descontarles de su cheque de pensión paulatinamente hasta llegar a cero la cantidad que le otorga el gobierno federal. En resumen, “si eres o piensas ser enfermera, según la nueva reforma, no importará si estudias 5 ó 10 años o tienes la pared tapizada de títulos, ya que jamás se reconocerán tus estudios porque la enfermería no será profesión”, aducen.

Por otro lado, dicen que ninguna enfermera podrá optar por un puesto administrativo, por lo que la Jefatura de Enfermería o Supervisores de Enfermería no lo ejercerán enfermeras al no ser profesión la Enfermería, por lo que personal administrativo ocupará dichos puestos.

Asimismo, IMSS, ISSSTE y Seguro Popular formarían el nuevo Seguro Médico Universal, ya que dejarán de existir y, como consecuencia, se ofrecerá servicio médico en la unidad médica más cercana a la localidad, con lo que todo mundo compartirá turno y asiento con los más pobres, y quienes exijan atención en su hospital será más larga la espera, con un sistema de salud deficiente, pero con la reforma de salud el gobierno dará paso a empresas privadas que aseguren a quienes paguen por un servicio exclusivo.

Por último, supuestamente todo personal de salud, médicos, enfermeras, etc. que trabajan en dos instituciones, deberán elegir en que hospital lo harán, aunque no con un aumento salarial, sino todo lo contrario. En fin, hoy se sabrá más del tema, aunque, contra lo que aseveran, en el sentido de que la reforma de salud se dio durante el pasado Mundial de Fútbol de junio, tenemos el texto original y nada dice sobre lo anterior. ¿Hablaremos idiomas diferentes?

En tanto nos entendemos, ¡Feliz Día de Reyes! y ¡Feliz Día de la Enfermera!

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco avecindado en Chetumal, Quintana Roo, con más de 36 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, también ha fungido como Jefe de Información de dos ex gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado tres libros.

luancaba@hotmail.com                                                      leg_na2003@yahoo.com.mx                      http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                

luancaba.qroo@gmail.com

@legna2003                                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s