JAVIER AGUILAR DUARTENo vaya usted a pensar que el titulo de esta columna es una metáfora o alguna figura literaria para describir situaciones que tengan que ver con una visión subjetiva de mi parte acerca de esta ciudad.

Mucho menos piense usted que es producto de alguna rabieta personal o de algún ataque premeditado en contra de algún funcionario público o político del patio.

Decir que Playa del Carmen apesta es hablar de una triste realidad que enfrenta la otrora villa de pescadores y la ahora pujante ciudad con el mayor crecimiento demográfico en América Latina, la joya de la corona de muchos políticos que se regodean al hablar de un lugar que ha crecido vertiginosamente y que corre el peligro del envejecimiento prematuro enfrenta hoy un grave problema de contaminación ambiental al que nadie de estos políticos le hace caso.

Una ciudad que por todos lados despide olores nauseabundos producto no sé si de una mala planeación, de un manejo inadecuado de las aguas negras por parte de las autoridades responsables de este importante rubro de servicios o vaya usted a saber porque, pero déjeme darle ejemplos muy concretos de lo que le digo.

En pleno centro de la ciudad, en la famosísima quinta avenida con la calle doce que es hoy por hoy la zona que concentra los lugares de diversión que conocemos como “antros”, en cuanto cae cualquier aguacero, inmediatamente rebosan las aguas negras y empieza a correr ríos de pestilencia formando charcos de agua con mierda que dan la bienvenida a los miles de visitantes que llegan a este importante destino turístico.

Pero también hay para el pueblo no vaya usted a pensar que no y si no me cree vaya a darse una vueltecita al fraccionamiento misión de las flores que se encuentra en la parte final de la avenida constituyentes, los habitantes de esta colonia que suman varios miles de familias, por meses han tenido que soportar vivir entre aguas negras ya que insisto basta una pequeña lluviecita para que empiecen a salirse las aguas negras y todo lo que en ella vienen para encharcar las calles de esta zona vecinal.

Pero le seguimos dando pistas de lugares malolientes, a la hora que usted pase enfrente del hospital general, percibirá un fuerte olor a mierda y a caño que cuando llueve se vuelve por demás insoportable

La avenida Colosio tampoco se libra de esta pestilencia y si no me cree dese un paseíto por la zona por donde se encuentran las oficinas del infonavit en esa arteria vial y aspire profundamente para llenar sus pulmones con una bocanada de olor a mierda.

Ojala que “alguien” haga algo para evitar que los playenses sigamos viviendo prácticamente en la mierda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s