En primera fila ¡Controversia en “silla” azul! Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*

Chetumal, Q. Roo, viernes 11 de julio de 2014

 La caída del PRI de Los Pinos hizo albergar a los mexicanos la esperanza del cambio real con un Vicente Fox como presidente de la República, y la posibilidad de que un “nunca jamás” seria la invariable en los años siguientes con el PAN, sobre todo respecto a los términos de corrupción y prepotencia, tan sistemáticamente arraigados en los gobiernos priístas durante cerca de siete décadas.

Analistas políticos y líderes de opinión aún se rascan la cabeza en determinar cuál fue la falla de Fox para descorazonar a millones de votantes que, sin embargo, seis años después sudaron la gota gorda para ver nuevamente encumbrado al blanquiazul, aunque con un desangelado Felipe Calderón, cuyo sexenio aún sigue dando mucho de qué hablar, sobre todo tras lo ocurrido hace unos días.

Como seguramente se habrá enterado Usted, la revista TVNotas difundió fotos del festejo por el cumpleaños 35 de Claudia Cervantes, quien ha salido en diversas telenovelas. Nada tendría de espectacular si no fuera porque se trata de una sobrina del ex presidente y, por si fuera poco, la pachanga tuvo lugar nada menos que en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón de Dolores en la Delegación Miguel Hidalgo.

         La fiesta, con cerca de un centenar de invitados, que jugaron un “rally”, por lo que corrían entre las criptas del lugar, fue el 13 de junio, en esa construcción que data de 1872 y sirve como homenaje a los mexicanos destacados en la historia del país, aunque la nota incluye una foto de la diseñadora Sarah Bustani, quien aparece “bromeando” con la tumba del pintor Diego Rivera.

Pero esto sólo es parte de las mil y un controversias en torno al ex mandatario panista, a quien el columnista Joel Hernández Santiago califica como el presidente “dubitativo, temeroso, voluble, inseguro y cruel”, y de ahí que sugiera poner esas categorías en la mesa de análisis de la historia que, se sabe, no es esa “tía buena” que todo lo ve y perdona.

Lo cierto es que poco a poco nos revelará las verdades de lo que ocurrió en México entre 2006 y 2012 y sobre el michoacano, aunque, por lo pronto, algunas de las huellas de estudio se han puesto a la vista y, como en un viejo cuarto obscuro de revelado, la imagen colocada en la solución aparecerá poco a poco hasta alcanzar su nitidez casi exacta.

Así, a Felipe Calderón le horrorizaba la posibilidad de perder sus fueros y privilegios frente a adversarios políticos que podían ocupar un lugar superior a él en el ánimo público, aunque él fuera presidente de la República, y de ahí su obsesión por medir de forma casi permanente la popularidad de algunos de los más relevantes para encontrar el punto exacto en el que él se encontraba.

Se habla de un trabajo periodístico de Zoraida Gallegos Valle, que relata que desde su primer día de gobierno inició su “síndrome de Blanca Nieves” y su espejito-espejito: El primero de diciembre de 2006 ordenó preguntar a los mexicanos: “¿Quién es ahora el Presidente legítimo de México?… y el “espejito” le respondió: “Calderón, con 93.1%, y Andrés Manuel López Obrador, con 4.8 por ciento”. Esa noche durmió tranquilo.

Y de ahí en adelante su obsesión era preguntar-preguntar-preguntar el nivel de popularidad de López Obrador, Marcelo Ebrard y de Enrique Peña Nieto, sobre todo, aunque esa maña de andar de preguntones sobre lo qué piensa la gente nació ‘institucionalmente’ de Carlos Salinas, al crear la oficina de Opinión Pública para medir el impacto de actos de gobierno y dejar que el Cisen se encargara de vigilar a los adversarios.

Sin embargo, con Calderón la encuestología alcanzó la locura. Durante su sexenio realizó mil 368 encuestas, algunas sobre el nivel de aceptación de su esposa Margarita Zavala, el impacto de la muerte del “campechanito” español Juan Camilo Mouriño, y hasta se dio el lujo de frivolidades, como cuando quiso conocer la opinión sobre la inocencia o no de Kalimba.

Con todo, sus adversarios políticos eran su obsesión, como muestra de su debilidad, de su temor, de su búsqueda de poder sin tropiezos.

“Por cierto”, estas mil 368 encuestas nos costaron a los mexicanos 275.7 millones de pesos, un costo altísimo para que el “todopoderoso del país” no sólo supiera que era “el mejor presidente del mundo”, sino también para adoptar decisiones, sabias decisiones, como tener información para sus estrategias políticas y desestabilizar al adversario.

Se sabe que información es poder, pero éste se pierde cuando se gobierna mal, como fue el caso de “Lipe”, por lo que tanto él como su partido perdieron la Presidencia, aunque hubiera querido ser recordado por su política económica, pese a que 70 mil muertos aun murmuran el “no olvido” y su herencia de 52 millones de pobres, 15 millones de ellos en la precariedad y perpetuo abandono.

En todo caso, esos 275.7 millones de pesos mexicanos del cuño corriente, en gran parte fueron a parar a las arcas de las empresas encuestadoras.

Las empresas encuestadoras más beneficiadas con los 275.7 millones de pesos fueron Mercaei (76.7 millones), Perspectiva en Campo de Investigación (73.4) Técnicos Encuestadores de Campo (37.8), Opina (21.4), Investigaciones Sociales Aplicadas=ISA (14.8), Indagaciones y Soluciones Avanzadas (12.4), De la Riva Investigación Estratégica (6.6) y Consultores y Marketing Político (4.9 mdp)

Lo que es peor, la misma oficina de Opinión Pública con alto costo presupuestal, persiste en el gobierno de Peña Nieto, por lo que el gasto extremo deberá investigarse en términos de contratación y supuesto beneficio nacional.

Tal y como sugiere el periodista Hernández Santiago, esta es, sin embargo, tan sólo la punta del iceberg, aunque poco a poco se sabrá más respecto de esos gastos y costos sobre la personalidad del ex mandatario, cuyo gobierno dejó más dolores y quebrantos que aplausos y gratitudes en esa opinión pública a la que tanto temía pero para la cual no gobernó porque se le olvidó que era presidente y se ocupó más en ser autoridad.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

 

*Luis Angel Cabañas Basulto, periodista yucateco avecindado en Chetumal, Quintana Roo, con más de 36 años de trayectoria como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, también ha fungido como Jefe de Información de dos ex gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado tres libros.

luancaba2003@hotmail.com                          elquintanarroense@hotmail.com                              leg_na2003@yahoo.com.mx                      http://facebook.com/luisangel.cabanas            luisangel.cabanas@facebook.com                                luancaba.qroo@gmail.com                                                                @legna2003                                                 http://luisangelqroo.blogspot.mx/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s